El hogar de ancianos

Blog by Ninsis Batista, GSSW-Latino Certificate Student

Nos estamos acercando al último día de nuestra jornada en Puebla, Puebla-Mexico. Verdaderamente esta ha sido una experiencia que le ha traído a mi vida muchos conocimientos y me ha dado la oportunidad de analizar mi postura ante ciertos problemas sociales. Tambien este viaje ha servido para abrirme los ojos ante las injusticias que se han cometido en contra de muchas comunidades. Mucha de estas informaciones eran desconocidas para mí y tengo que admitir que ha sido difícil aprender acerca de tantos eventos de discriminación, violencia, opresión, entre otras cosas más cometidas en contra de ciertos países latinoamericanos. Estos han sido eventos los cuales han afectado a muchos grupos de personas pero quisiera resaltar a un grupo en específico y este es la población de ancianos. Esta ha sido una comunidad que ha vivido y presenciado años de injusticias, maltrato, discriminación y marginalización. Claro está muchas de estas personas cargan sus propias historias pero todavía se nota como aun ahora este grupo carece de la ayuda del gobierno y es expuesto a muchos problemas sociales.

Este viaje me ha dado la oportunidad de hacer mi pasantía en el hogar de ancianos. Yo nunca he trabajado con esta población pero quería integrarme y conocer mejor esta comunidad. Los ancianitos o los abuelitos como les llaman en el centro forman parte de un grupo marginalizado. Muchas veces tendemos a olvidarnos de estos individuos. Cada día que paso en el hogar lo veo como un regalo. Es muy gratificante ver que a pesar de todo lo que los aqueja y por lo que han pasado los ancianitos, estos siempre me reciben a mí y a mis compañeras con una sonrisa y con un abrazo. Ellos se sienten tan agradecidos con nosotros pero como le dije a una de las abuelitas yo soy la que me siento agradecía porque he encontrado tanta vida en una población la cual se dice estar olvidada. Es tan impresionante lo optimistas que son algunos de los abuelos a pesar de estar separados de sus parientes. Ellos siempre estan activos, ellos caminan, bailan, lavan sus ropas, hacen la limpieza y le ofrecen sus sillas a cualquier persona que vean de pie.

Es interesante escuchar sus historias. Algunos eran maestros, otros doctores, ingenieros, policías, amas de casa entre otras cosas más pero por una razón u otra estan en el hogar de ancianos. Algunos hablan de sus familiares con tristeza y otros hablan de sus seres queridos con alegría. Algunos de ellos hablan de la poca ayuda que recibieron y reciben del gobierno y otros hablan de una vida llena de oportunidades. Todos vienen de un estilo de vida distinta pero estan en el mismo lugar y como dijo uno de los abuelos nadie tiene la vida comprada. A veces creemos que vamos a ser jóvenes para toda la vida, y que tenemos todo el tiempo del mundo para vivir pero estos ancianos nos han enseñado que la vida puede cambiar de repente y que no tenemos nada asegurado. Después de esta experiencia yo les recomiendo a las personas que le dediquen tiempo a los ancianitos los cuales son olvidados tanto en Mexico como en los Estados Unidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *